Archivo | Diciembre 2016

Cómo enseñar a comer a tu bebé

Las primeras cucharadas son, a veces, tan complejas como los primeros pasos. Entre los 4 y los 6 meses se abre un nuevo horizonte para los más pequeños ante el descubrimiento de la comida, llenándoles de sensaciones que no siempre son igual de bien aceptadas. Como todas las cosas nuevas que introducimos en nuestra vida, se asimilan mejor si las controlamos por nosotros mismos, marcando nuestro propio ritmo. En ese sentido, voy a comenzar a relatar lo que creo es recomendable en este momento tan crucial en la corta historia de nuestros bebés.

enseñar a comer a un bebe

¡La cuchara importa!

Usa la cuchara adecuada, aunque parezca algo trivial, es un factor importante, no solo por su salud sino por la facilidad con la que la aceptarán. Debe ser de silicona o de plástico, y de pequeñas dimensiones y profundidad. Además, cuanto más brille más atractiva. Además, es aconsejable que tanto la cuchara como otros utensilios básicos (tazas, por ejemplo) sean introducidos en la vida de nuestros bebés a modo de juguete. De este modo, conseguimos una familiarización previa con estos, facilitando su aceptación a la hora de la comida.

No mezcles sabores

Los sabores, de uno en uno. No experimentes desde el inicio, aunque esté receptivo, ya que es probable que rechace la comida. Por eso recomiendo empezar con sabores lo más suaves posibles, con la zanahoria como protagonista en los purés, ya que tiene un sabor más semejante al dulzor de la leche.

Enséñale a comer jugando

Juega al espejo. La imitación es clave en este proceso así que es esencial que pueda “entrenarse” para copiar nuestros movimientos. Por eso, debe disponer de su propia cuchara, con la que intentará probar a comer aunque en los inicios ponga su babero perdido de papilla. Con la taza ocurre igual, siendo fundamental beber y marcar nuestros movimientos a la vez que ellos. Eso sí, debe usar la taza específica para su edad, irrompible y con doble asa.

Esta entrada fue publicada en 17 Diciembre, 2016.